Cuento para pensar y reflexionar - VII

A pesar de la andadura nos detenemos por momentos sobrecogidos, cuando no podemos comprender,  ni lo haremos jamàs, la maldad de otros seres humanos…espero que siempre podamos conservar esa capacidad de asombro…

DIME LA VERDAD…

¿Qué te hice?…Por más de veinte años, después que tuve conocimiento de lo hipócrita y falsamente que fuiste capaz de actuar, arremetiendo contra una persona que siempre te quiso muchísimo y a quien has odiado, gratuita e inexplicablemente, me lo he preguntado cientos de veces, y jamás he podido entender cual fue el gran pecado que cometí.

Sentadas bajo aquél árbol que sembramos hace tantos años, decidí que era hora de conversar, de sacarnos los trapitos al sol, si era necesario…Lo que en verdad alguna vez me molestó, no fue que no me quisieras hoy… o que no me hubieras querido nunca, sino las manipulaciones a mis espaldas, las críticas entupidas, las calumnias…el odio sin sentido o justificación – si es que un sentimiento tan bajo la pudiera tener- ademàs del afán enfermizo de alejarme de todos; de jugar con los hilos que tan sabiamente supiste manejar para mantenerme aislada.

Claro que habiéndolo pensado más que bien, me he dado cuenta que todo el problema estriba en tu inseguridad, basada en la creencia de falsas ofensas que te inculcaron profundamente, que han signado tu vida y te han dado la perfecta excusa para justificar tu maldad, tu frialdad , indiferencia y egoísmo, porque de tanto inventar, has terminado por creerte tus propias mentiras.

¿A quién quieres tu realmente?….a quién has querido?…trato de recordar, y tus grandes amores de que tengo conocimiento, cercanos o lejanos, han estado marcados por el cálculo, el deseo de posesión, o las ventajas a obtener.

Con toda tranquilidad llenas de improperios, insultando, vejando y disminuyendo a quien se te pone por delante, creyéndote a pié juntillas que estás tocada por mano divina que te otorgó el poder para sentirte superior por derecho propio, buscando siempre las debilidades o fallas en los demás para cebarte, burlarte y censurar sin la menor compasión.

¿Alguna vez has mirado dentro de ti?…alguna vez te ha parecido que una hoja afilada cala profundamente en tu pecho, como si de un puñal se tratara?…No dudes que llegarás a sentirlo. La soledad, amiga, es esa vecina siempre cercana y amenazante que a veces tarda en decidirse a tocar a nuestra puerta pero que irremediablemente lo hace, generalmente en el momento menos oportuno, y especialmente cuando no podemos esperar ninguna cosecha, porque nada hemos sembrado.

Pasan los años y llegan las épocas de recoger. Si depositamos las semillas en tierra sin abonar, los frutos serán escasos, pero al menos disfrutaremos de esa paz que da el deber cumplido, el estar seguros que tratamos al menos de dar más de lo que recibimos, y que aún sin esperar recompensas, tenemos el corazón rebozante, ahíto, lleno… inundado de amor repartido; no atesorado con avaricia, ni regalado como artículo de recambio.

El tiempo apremia para comenzar a vivir como si fuera el último día de nuestra vida. Es el momento de los sentimientos, de la reflexión, de la introspección, del arrepentimiento y de dar gracias. ¡El gran truco de la llamada tranquilidad de conciencia!

No dejes pasar la oportunidad de experimentar la plenitud que dan únicamente los pensamientos positivos, la generosidad, la empatía…el darnos cuenta que somos apenas una cascarita danzando de un lado para el otro a merced del viento y las tempestades… ¡Ah…el perdón…arma poderosa!, sobre todo si lo hacemos con nosotros mismos.

Yo no he olvidado, porque es imposible borrar los recuerdos tristes, las desilusiones grandes, inexplicables, crueles e injustas, pero con perseverancia, he llegado al punto de poder pensar en ello sin el menor dolor, como si de asuntos ajenos se tratara…creo que en eso estriba el verdadero perdón...RECORDAR SIN RENCOR…o sea, como si estuviera, tal cual ahora, solo contando un cuento…de esos para reflexionar.

La publicidad nos ayuda a mantenter el sitio, gracias:

Autora: Armida Martín

Comentarios

2 comentarios for “Cuento para pensar y reflexionar - VII”

  1. Josè Israel, yò soy apenas una modesta colaboradora de esta maravillosa publicaciòn. Seguramente que los directivos de la misma tomaràn en cuenta tu peticiòn. En lo que pueda servirte, quedo a tus grtas òrdenes…

    Armida Martìn

    Escrito por Armida Martìn | Febrero 9, 2009, 11:19
  2. Hola, trabajo en desarrollo social y a diario necesito tener heramientas nuevas para trabajar con la poblacion meta.
    Nuestra organizacion es sin fines de lucro y su principal fundamento es el desarrollo humano.
    agradecere me tomen en cuenta

    Escrito por Jose Israel Sarmiento | Febrero 8, 2009, 22:37

Escribe un comentario

Open Sort Options

Sort comments by:
  • * Applied after refresh

Sigue nuestros artículos desde Twitter

Si te interesa estar al tanto de todas nuestras actualizaciones en tiempo real nos puedes seguir en Twitter. Si no sabes que es Twitter, mira este vídeo haciendo click aquí.

Recibe los artículos por e-mail

Recibe las noticias y artículos publicados por e-mail de forma simple y sencilla, para inscribirte haz click aquí.

Accede a nuestro FORO

Accede al foro de SUR Cultural para hacer preguntas, escribir textos, hacer sugerencias, etc. Click aquí

Encuesta

Crees que los niños, sus padres, y maestros utilizan sabiamente la informática como recurso educativo?

Ver resultados

Loading ... Loading ...

Los artículos por e-mail

  • Tu dirección de correo:


Línea de tiempo en Twitter

Patrocinio de:

KuboIT Blog's, tecnología, electrónica, y mucho más.

Sitemap