Cuento: Una Navidad Inesperada

Publicado por Adelfa Martín enero - 19 - 2010 - Martes
Tal vez es cierto que no existe la casualidad, que es causalidad. Que lo que llamamos coincidencia, no es mas que lo que tenía que suceder. La verdad es que Yara solo sabía que algo raro había pasado ese día, un día especial, ya en vísperas de Navidad.

Regresaba de su última clase, de hecho la que servìa para la despedida vacacional y para realizar la reunión anual, con el consabido intercambio de regalos, y aunque aun era temprano, ya había oscurecido como era usual en esta época del año. Entró a la tienda de la esquina a comprar un litro de leche, pues sabía que su mamà apenas acabaría de llegar del trabajo y estaría preparando lo que ella llamaba…merienda-cena.

anciana
Antes de dar vuelta a la esquina, en una banca que se encontraba bajo el farol, vio a una anciana señora sentada, con poco abrigo, prácticamente encogida sobre si misma como protegiéndose del frío. Dudó solo un instante, pero llevada por su buen corazón y por las enseñanzas recibidas, se acercó tímidamente preguntándole ¿se encuentra bien? La anciana alzó su vista, y con los ojos aun entrecerrados le respondió…si, gracias.

Yara pensó de inmediato en darle la leche que traía en sus manos, pero luego se dio cuenta que estaba fría, así que sin meditarlo siquiera, le dijo ¿quiere venir a mi casa?, vivo a la vuelta…a mi mamà y a mi nos gustaría invitarla a cenar…dicho esto la tomaba suavemente por el brazo. La señora trató de resistirse…pero agobiada seguramente por el hambre, la soledad y el abandono, se dejó llevar.

Al llegar a la casa su madre, sin aparentar sorpresa alguna, recibió a la anciana con cariño, haciéndola pasar. Yara dice… mamà ¿no tendrás alguna ropa que le sirva a la señora…? María, respondió la anciana… digo, si Ud. no se ofende. Claro que no, solo que si me lo permiten, me gustaría darme un baño, hace tiempo que no he tenido un lugar donde hacerlo…y se sonrió ampliamente, a lo cual ellas correspondieron.

Mientras la mamà buscaba la ropa, dijo María…y tu, como te llamas? Yara… ¿Yara… que? dijo la anciana…bueno contestó la niña, mi nombre no es muy usual, pero le gustaba mucho a mi abuelita paterna, que por cierto se llamaba como Ud., pero que falleció antes de yo nacer. Mi mamà se llama Isabel y mi papà Carlos…nuestro apellido es Garza…

La anciana se puso seria primero, luego pálida, y lágrimas incontrolables rodaban por sus mejillas…Dios mío… ¡gracias!, sería demasiada casualidad… ¿será posible que he encontrado a mi familia?…Isabel, al escuchar el grito llegó rápidamente donde ellas se encontraban preguntando… ¿pero… que sucede?….mamà…mamà, que la señora dice que ha encontrado a su familia…

Y María comenzó a contar su historia…

Hacia mas de 20 años al salir de su casa, un coche la atropelló. Las personas viendo que aun vivía pero llenas de temor, la dejaron abandonada a las puertas de un hospital a más de 200 Km. de distancia y sin documentación alguna, donde según le explicaron estuvo en coma por 10 años. Cuando despertó, no recordaba absolutamente nada de si misma, pero con paciencia y tratamiento poco a poco fue recuperando su memoria. En el hospital, sensibilizados por su historia, recolectaron algo de dinero para que ella pudiera llegar a la ciudad donde esperaba encontrar a su familia. Habían pasado 15 años.

Sin embargo, otras personas vivían en la que fue su casa y preguntando, averiguó que su esposo había muerto casi de inmediato, y que su hijo había sido recogido por las autoridades…o por alguien, según le dijeron. Eso bastó para que volviera a perderse de nuevo. Solo sabe que comenzó a deambular, y que al terminársele el poco dinero que traía consigo, no le quedó otro remedio que pedir limosna. Eso si, jamás abandonó la ciudad. En sus momentos de lucidez pensaba que tarde o temprano Dios le daría la oportunidad de encontrar por lo menos a su hijo…aunque ya habían transcurrido 20 años y a veces sentía que esa esperanza la abandonaba…

En ese momento, se escuchó que unas llaves abrían la cerradura de la puerta de entrada, y a Yara…corriendo y gritando que decía… ¡papà…papà! …

Autor: Adelfa Martin

Los comentarios fueron cerrados, si te interesa el tema y quieres hablar de ello, accede a nuestros foros: http://www.surcultural.info/foro.

Gracias por colaborar!

Acerca de nosotros

SUR Cultural surgió en el año 2005, teniendo como objetivo el difundir todo aquello que estuviera relacionado con la cultura uruguaya. Es por eso que el primer contenido que se publicó fue sobre el Primer Encuentro Nacional de Revalorización Cultural.
Siempre que hagamos algo con verdadero gusto obtendremos la felicidad.
Así que podemos describir a SUR Cultural como el lugar donde se educa para la vida.

Sitemap